Change language

martes, 11 de septiembre de 2018

Ha regresado. Las arenas que otrora encontraron descanso y quietud ahora vuelven a caer por el fino orificio hasta el fondo del abismo que le provee su prisión de cristal, marcando el tiempo, el tiempo que ha vuelto a correr.
Helios nos observa desde el cenit, y desde las ominosas profundidades Perséfone de ojos claros se dispone a retornar a la superficie al encuentro de su madre.
¿Cómo podemos, entonces, ignorar semejantes movimientos rasgando la obnubilación en la que quedamos sumergidos?

viernes, 19 de enero de 2018

Los mismos versos de siempre, bajo las mismas estrellas, pueden significar otra cosa. Incluso la daga más filosa que desgarra nuestra carne, puede ser la aguda hoja con la que cortamos una flor para decorar nuestra mesa.
Creo que seguirán siendo cada día mejores, hasta que ya no sean mis versos.

jueves, 4 de enero de 2018

Carta al Otro

Querido Alter:
                     
                       Me gustaría recomenzarlo todo e iniciar pidiéndote disculpas por no seguir la sabiduría de tu voz. Vos me dijiste las cosas tal cual eran y en mi impulso, mi orgullo de sentirme poderoso e imbatible, me lancé hacia los brazos de fuego que advertiste me quemarían de inmediato, y así lo hicieron. Me dije tantas cosas inútiles que hoy se vuelven en mi contra que espero jamás volver a caer.
                        Las cosas no salieron como esperaba y todo se dio de acuerdo a tu vaticinio, quizás nunca más vuelva a dudar de lo que me decís y por favor, si hago oídos sordos, gritá más fuerte. Golpeame, moveme. Aunque espero haber crecido lo suficiente como para no tener que negarte como el adolescente que escapa a los consejos de sus padres. 
                         Me siento feliz de saber que estás ahí. Espero que no sea tarde para seguir escuchándo tu voz resonando en mi mente, tu silencio fue mi noche en el año donde tanta sangre se vertió en el suelo de formas vacuas, donde vi la desgracia abrazándome como un amigo, y mi perdición se convirtió en mito y realidad para los que me rodean.
                         Tu respuesta la conozco, no es necesario que esta misiva sea contestada.

                                                                                                        Te quiero.

                                                                                                                Virgilio

domingo, 26 de noviembre de 2017

прочность

Gracias, atmósfera sagrada, por darme aire durante mi asfixia. Por instruirme a pensar distinto cuando los patrones dogmáticos de la realidad me atormentaban y apresaban, gracias por la locura y el delirio que me han permitido pensar que otro camino puede ser posible e incluso más viable que ese que la propia realidad postula como indicado para todos.
He trascendido una vez más, encontrándome en el fango de las derrotas y cubierto del oro de las victorias. Zigzagueando en una ruta que pasa por cielo e infierno sin un segundo de éstasis en la tierra firme, allí donde se puede pensar con claridad.

jueves, 19 de octubre de 2017

Lucere

Luz de mi reflejo, iluminación cósmica y terrenal a la vez, háblame sobre mi camino y guíame con tus sabios consejos. Háblame del recuerdo y del olvido, háblame sobre amar u odiar, háblame de aquellas cosas con las que nos distraíamos antes, y que ahora son sólo minucias insignificantes de un pasado que apenas logro retener.
Dime, mantra eterno, si conviene apostarse con el corazón destrozado al lado del árbol que crece, esperando a que su sombra nos cubra a su debido tiempo, o si acaso resultaría mejor arrojarse a la intemperie desolada buscando un árbol mejor donde poder construir mi  vida y mi reparo.

¿Cuánto tiempo de mi vida estoy dispuesto a pagar por la esperanza de lo lejano?

Respondeme, luego, vivamos.

lunes, 9 de octubre de 2017

La traición de mi cuerpo

La vida se hace un sendero feliz en mis días, las preocupaciones son escasas y todo pinta a florecer al lado de mi camino.
Pero en ciertas ocasiones, frente al brillo del sol y las alegrías cotidianas, mi cuerpo me traiciona.
Veo la alegría acariciarme la cara,
mas peno profundamente.
Siento el amor que frente a mí se para,
y lloro sentidamente.
Mis pies se tuercen y caigo entre las flores
mi respiración se hace difícil aún con la fresca brisa
y mi corazón estalla en medio de los colores.
¿Es que algún misterioso ángel custodia mi agonía?
¿Una maldición me rodea como una letanía?
Sufro sin quererlo, sufro sin sentido
mi dolor me punza tras el éxito,
tras amar, y tras ser amado.
Las aves vuelan a lo lejos, marcando un camino en el cielo,
el sol las acompaña a paso lento, huyendo de la luna,
y allí van mis sueños, mis esperanzas, mis proyectos.
Todos consumidos, por la traición de mi cuerpo.
Desprenderse de la carne que nos envuelve, trascender. Ser viento en el camino, echar raíces en el cosmos.